navegador
   
List Boletincientec
[Previous by Date] [Next by Date] [Previous by Thread] [Next by Thread]
See also: [Index by Date] [Index by Author] [Index by Subject] [Index by Thread]

[boletincientec] Ganadores 9. Concurso Ensayo Cientifico



Boletín CIENTEC, febrero 2008   San José, Costa Rica

Consulte el archivo

Ensayos ganadores del 2007
 

Cinco jóvenes talentosos fueron reconocidos en noviembre, 2007,
como ganadores del 9. Concurso Nacional de Ensayo Científico,
en dos categorías: de 13 a 15 años y de 16 a 18 años.

Como parte de su evaluación, los y las jóvenes escribieron un ensayo de prueba
que fue comparado con el que había concursado. De esta manera el jurado corroboró
la autoría y validó la posición de cada finalista.

Los ensayos ganadores y los de prueba (descargables en pdf) se presentan a continuación
con el fin de mostrar el talento de los ganadores y con la esperanza de que sirvan
de motivación y aprendizaje para otros jóvenes.
 

ORGANIZADORES                          PATROCINADORES


CATEGORIA MAYOR
(16 a 18 años)

Primer lugar: Steven Arana Solano.
Colegio Redentorista, Alajuela.

Segundo Lugar: Roberto Quijano Gutiérrez
Colegio Calasanz Hispanocostarricense, San Pedro, San José.

Tercer Lugar: María Alejandra Salas
Colegio Calasanz Hispanocostarricense, San Pedro, San José.

CATEGORIA MENOR 
(13 a 15 años)

Primer lugar: Yulissa Porras
Colegio Bilingüe Jorge Volio Jiménez, Cartago.

Segundo Lugar: Felipe Mora
Colegio Bilingüe San Francisco de Pococí, Limón.

IX Concurso Nacional de Ensayo Científico
Cientec premió los mejores ensayos científicos
Alejandra Vargas M. La Nación

ENSAYOS GANADORES


 



 

1. Lugar  Categoría 13 a 15 años Yulissa Porras
Octavo Año
Colegio Bilingüe Jorge Volio Jiménez, Cartago.
 

PREMIOS: Una computadora personal, una beca completa del programa Teens Xtreme , la publicación digital del ensayo y una afiliación anual a CIENTEC.

Paz con la naturaleza.
Conocimiento, adaptación e innovación

La naturaleza abarca un espacio muy grande y hermoso; es nuestro mundo natural; es de lo que estamos rodeados. El término "naturaleza" es la vida en general. Esta no incluye los objetos artificiales ni la intervención humana, a menos que sea la naturaleza humana. La naturaleza tiene en su contenido una serie de cosas variadas y de diferentes formas y estilos, lo importante es que cada una de ellas forma parte de nuestro mundo físico.

La naturaleza es un ambiente hermoso; en lo personal, es un lugar en donde yo puedo relajarme y entrar en un momento de paz y armonía. Es un lugar donde escucho los cantos de las aves, el sonido de los ríos que nos rodean, de los cuales obtenemos el agua que. día a día. utilizamos para nuestras necesidades personales. La naturaleza contiene muchos recursos naturales que son aquellos bienes materiales y servicios que esta proporciona sin alteración por parte del hombre; recursos valiosos para las sociedades humanas por contribuir a su bienestar y desarrollo, de manera directa o indirecta. Existen recursos renovables, recursos con ciclos de regeneración por encima de su extracción; el uso excesivo de estos los puede convertir en recursos extintos o no limitados, y los no renovables. Estos son recursos limitados, con ciclos de regeneración muy por debajo de los ritmos de extracción o explotación. En algunos casos, estos se convierten en recursos agotados por el uso abusivo y sin control que les damos.

Los límites de los recursos naturales sugieren tres reglas básicas en relación con los ritmos de desarrollo sostenible:
 

1. Ningún recurso renovable deberá utilizarse a un ritmo superior al de su generación.
2. Ningún contaminante deberá producirse a un ritmo superior al que pueda ser reciclado, neutralizado o absorbido por el medio ambiente.
3. Ningún recurso no renovable deberá aprovecharse a mayor velocidad de la necesaria para sustituirlo por un recurso renovable utilizado de manera sostenible.


La naturaleza, aparte de ser un ambiente de tranquilidad, también nos brinda una serie de aportes, los cuales el ser humano  ha aprovechado al máximo, al punto de que la hemos maltratado. Nos brinda muchos beneficios. En la parte alimentaria, por ejemplo; en la parte ornamental, las plantas con las que podemos adornar nuestra casa, oficina o lugar de estudio. Además, nos aporta, en la parte medicinal con lo que son las plantas que nos hacen tanto bien en nuestra salud. Esto, sin contar los tratamientos de piel para la curación de alguna parte física del cuerpo como lo son los ungüentos y cremas a base de baba de caracol.

Si bien es cierto la naturaleza nos trae una gran cantidad de beneficios que son necesarios en nuestra vida cotidiana. Nosotros debemos poner de nuestra parte, para que haya un equilibrio, en donde ?uno recibe pero también da?. Por lo que todos debemos estar conscientes de la importancia de la naturaleza en nuestras vidas, tanto que sin ella no podríamos vivir, dando como un sentimiento de agradecimiento hacia ella.

La naturaleza debe ser respetada. Debemos darle un mayor cuido y preocuparnos por ella. En este sentido, todas las personas debemos estar conscientes de nuestras acciones y ser responsables de estas. Tenemos que informarnos bien de sus usos que podamos a lo que la naturaleza nos brinda, de modo que valoremos su importancia en nuestras vidas.
Una forma de mostrar una actitud positiva a todo esto, es realizando campañas de reciclaje. En las escuelas estas campañas son muy importantes, porque los niños crecen con el hábito de reciclar. Este es un método fácil, puesto que lo único que debemos hacer es separar los desechos de acuerdo con sus características; por ejemplo, separar la basura en vidrio, papel, aluminio.

También, es importante tratar de reducir la cantidad de desechos que producimos día con día. Es impresionante la cantidad de basura que generamos sin darnos cuenta y que poco a poco, nosotros mismos, nos vamos sumergiendo en ella. Debemos aprender a reutilizar, a aprovechar al máximo las cosas para producir menos desperdicios. Si nosotros lleváramos nuestros sacos o cajas para empacar nuestras compras y así no traerlas en bolsas plásticas, que, a fin de cuentas, en el primer uso las botamos, disminuiríamos la cantidad de plástico que es difícil de desintegrar.

Todo esto son posibles soluciones para poder disminuir el problema que hemos ocasionado debido a nuestras acciones sin control. Esto nos traería la paz con la naturaleza. Porque aprenderíamos a respetarla y usarla de acuerdo con nuestras necesidades pero sin pasarnos del límite. La naturaleza es el medio del cual nosotros sobrevivimos.
 
 
 

2. Lugar  Categoría 13 a 15 años Felipe Mora Carballo
Colegio Bilingüe San Francisco de Pococí, Limón.

PREMIOS: Una reproductora musical MP3, la publicación digital del ensayo y afiliación anual a CIENTEC.
 
 

Paz con la naturaleza.
  Conocimiento, adaptación e innovación

Hemos sido bendecidos con el mundo en que vivimos. La Tierra es el único planeta habitable por medios naturales en nuestro sistema solar. Esto es posible ya que esta contiene una capa de aires llamada atmósfera. Gracias a esta y a la presencia de agua, fue que la vida se originó en nuestro mundo. Esta vida ha ido evolucionando desde los primeros unicelulares hasta todo lo que percibimos con la vista en este mundo. Se ha ido ramificando y ha formado diferentes especies.

La raza humana, nosotros, no somos nada más que una de esas especies. Hemos desarrollado una inteligencia mayor a la de cualquier otra especie. Un arma de doble filo se nos ha dado. Lastimosamente, no la hemos podido usar, pues aunque al principio la repercusión era mínima, con el paso de los años, esta ha tenido un destructivo y dañino efecto secundario.

Nuestro planeta contiene una gran diversidad de climas y paisajes.  Un ejemplo de esto son los bosques lluviosos, los cuales están llenos y rebosantes de vida, con su gran variedad de habitantes y vegetación. Con su gran orquesta de aves e insectos en el día y la noche, demostrando una gran diversidad de seres vivientes. Con simplemente levantar un tronco, te puedes encontrar con miles de manifestaciones de vida, minúsculas y mayúsculas en su tamaño pero del mismo grado de importancia. Árboles, los pilares de la selva y dadores de refugio y alimento, proporcionan supervivencia a otras plantas y un hogar a animales e insectos. Dan todo lo que pueden y solo piden a cambio luz, agua y suelo. Son el sustento  de la gran mayoría de vida, pero también son dependientes de pequeños microorganismos, demostrando con ello que el tamaño no importa, sino la función. Plantas asidas en los troncos de los pilares selváticos, aferrándose con toda la fuerza que pueden, inundando la superficie maderera. Helechos desarrollándose y sustentándose en la corteza de las torres, creando un hermoso vislumbre, junto con las flores que se revelan al mundo desde los tallos de otras plantas. Todo esto crea una magnificente simbiosis y un glorioso hábitat.

Nuestra evolución y desarrollo ha venido de la mano con  -como dije antes-,  una repercusión o efecto secundario. Esto no quiere decir que nuestra evolución ha sido dañina ni nada por el estilo, sino que nosotros la hemos hecho dañina. Pero lo bueno es que podemos continuar sin ese efecto secundario, esa repercusión. Todos nuestros inventos en el mundo tecnológico han venido con un costo muy grande, a los cuales no se les ha buscado otra forma por la cual no tengamos que pagar ningún costo. Con este costo, me refiero a una pequeña parte de nuestro mundo, de nuestra naturaleza, de nuestra vida.

La mayoría de la tecnología que podemos ver en nuestras casas, en nuestro vehículo, en las empresas y en las industrias, trabaja a base de pequeñas partes de nuestra naturaleza, de nuestra vida. Si vemos un solo artefacto, no nos parece gran cosa, pero juntemos todos, absolutamente todos los del mundo y veremos el devastador precio que estamos pagando por unas innecesarias comodidades.

Los combustibles con los que estos funcionan son agotables, pero no sólo son agotables, sino que son contaminantes. Gracias a esto, nuestro planeta está envenenado, se está pudriendo, está en decadencia. Pero no todo está perdido, existen varias fuentes de energías no contaminantes e ilimitadas, como lo son la geotérmica, eólica, a base de hidrógeno o solar. Sabiendo esto, ¿entonces por qué la humanidad insiste en utilizar petróleo y sus derivados? El poder, el dinero, la ambición. Lastimosamente estos anhelos están sembrados en el ser humano tan profundamente, que es muy dificultoso removerlos por completo. Sin embargo, es posible. Mucha gente está luchando por el rescate del planeta, pero las empresas las industrias y a las naciones no les importa con tal de recibir dinero. Este es uno de los principales problemas de la humanidad en estos días: la contaminación.

Finalmente, debemos ser capaces, primero, de permitir que la paz gobierne a la raza humana para que la paz pueda gobernar, nuestro mundo, nuestras vidas y nuestra naturaleza.

 

 
CATEGORIA MAYOR

1. Lugar  Categoría 16 a 18 años

Steven Arana Solano.
Colegio Redentorista, Alajuela.

PREMIOS: Una computadora personal, una beca completa del programa English Now Integrated Skills, la publicación digital del ensayo y afiliación anual a CIENTEC.

PAZ CON LA NATURALEZA
 CONOCIMIENTO, ADAPTACIÓN E INNOVACIÓN

Naturaleza: Principio y Fin de la Vida. Pequeñas palabras que dan significado a una gran frase, igual que la naturaleza, pequeñas cosas que dan paso a otras más grandes, una pirámide en un círculo perfecto. Descubramos ahora el verdadero significado de la frase Paz con la Naturaleza, esa paz que empieza en nuestro espíritu y que nos hace adentrarnos en lo más profundo de la Tierra, para después elevarnos sobre las nubes y luego hacernos caer, y correr entre las selvas hasta conocer a la Madre Tierra, llegando así a descubrir el verdadero ser integral que habita en todos los seres humanos, al cual sólo podremos encontrar indagando en lo más profundo de nuestras casi olvidadas almas; conociendo, adaptándonos, innovando.

Es en este punto donde todas las ciencias se unen para trabajar por un solo objetivo en común: preservar la vida. Porque Paz con la Naturaleza  no es sembrar un árbol o reciclar, es algo más; es un estilo de vida; es levantarse todos los días con la meta de respirar un aire más puro, beber un agua más clara, ver una ciudad más verde, hacer algo para lograrlo; ese debe ser el pensamiento de los científicos del hoy y del mañana, es su esencia, el poder del descubrimiento, de la innovación. La importancia de las ciencias dedicadas al desarrollo sostenible es restaurar al mundo que estamos destruyendo desde hace mucho tiempo y que estamos empujando poco a poco hacia un abismo.

El significado de paz es ausencia de guerra y hay que frenar la guerra que le ha declarado el imperio humano a la aldea virgen de la naturaleza, ya que cuando esta aldea sea derrotada, el imperio humano caerá con ella. La destruimos porque aún no la conocemos. Porque conocer a la Tierra es el primer paso: su fisonomía, su estructura, su funcionamiento, saber que necesita de todo lo que tiene. Debemos entender que está tan viva como nosotros, que puede temblar, sangrar, llorar y estremecerse de dolor. Recordemos y aprendamos de aquellos ancestros indígenas que respetaban a quien les dio la vida; volvamos a creer que los árboles tienen alma y que hay espíritus en los bosques si es eso necesario para que nosotros también apreciemos lo que nos queda.

Lo que nos queda del sistema más perfecto que jamás ha existido, un sistema que nos incluye a nosotros. Está hecho para que convivamos en armonía con todo lo que nos rodea, porque somos nosotros los que debemos adaptarnos a nuestro entorno y no de la manera contraria. El objetivo es recuperar la perfecta comunión que hubo alguna vez y renacer en una cultura que florezca alrededor del medio ambiente, que se acerque cada vez más a la naturaleza hasta ser uno solo; lastimosamente, hasta ahora sólo hemos sabido caminar en la dirección contraria. Es por este distanciamiento que no entendemos lo que ocurre a nuestro entorno y hacemos tanto daño. Tanto daño es el que debemos reparar antes de que sea irreversible y nos convirtamos en el cáncer del planeta.

Aún no es tan tarde; es propicio dar un giro completo e innovar en todos los campos posibles. La ciencia y la tecnología están trabajando en este momento a toda máquina en fuentes de energía más acordes con el ambiente, buscando cómo descubrir nuevas formas de controlar los desechos y crear materiales biodegradables, todo esto sin contar las fuertes luchas que han librado por proteger los bosques, los mantos acuíferos y los ecosistemas en general. La batalla por eliminar la contaminación y proteger el ambiente no es nueva y cada día tiene más aliados. La ciencia busca soñadores que crean que salvar el planeta es posible, que es viable la paz entre la humanidad y la Tierra.

VIDA, es el objetivo primordial de esta lucha que busca detener la guerra contra la naturaleza. Pensemos eso en cada momento, porque cada acción que hagamos incorrectamente nos acerca al abismo y no es eso lo que queremos. El sacrificio por parte de todos es inminente pero es necesario. El objetivo de este ensayo es crear esa conciencia hacia el equilibrio natural que debe existir. Nunca hay que olvidar que la naturaleza es un gran ser vivo, que en ella vivimos millones de almas, cada una como un grano de arena, todas tan importantes.

Conocimiento, adaptación e innovación son las tres llaves hacia un mundo mejor, el mejor regalo que dejaremos a las futuras generaciones, nuestros hijos, las futuras almas vivas.


 
 
2. Lugar  Categoría 16 a 18 años Roberto Quijano Gutiérrez
Colegio Calasanz Hispanocostarricense, San Pedro, San José.

PREMIOS: Una reproductora musical MP3, la publicación digital del ensayo y afiliación anual a CIENTEC.

Paz con la Naturaleza
 Conocimiento, adaptación e innovación

 La naturaleza es un concepto muy complejo para el pensamiento humano. Es algo profundo, intrigante, que ha conducido al ser humano a una reflexión acerca de aquello que lo rodea, de su entorno, de su medio y, consecuentemente, de su mismo origen. Pero que al mismo tiempo se ha vuelto tan habitual para nosotros, que le hemos restado importancia. Una vez conocido el verdadero significado de lo que es la naturaleza, surge una idea aún más complicada de comprender: la necesidad de saber qué es la paz con la naturaleza y si esta paz está presente en nuestras vidas, en nuestra sociedad y en nuestra conciencia.

 Entiendo por naturaleza todo aquello que básicamente sostiene la vida, tanto nuestra como la de otros seres vivos. Es el principio universal, la esencia de toda operación natural que observamos en nuestro mundo. Pero esta noción no es suficiente para llegar a formular la idea de qué se conoce como paz con la naturaleza. El primer paso para llegar a esto, es el conocimiento de lo que significa la naturaleza en nuestras vidas, de cómo afecta nuestro entorno. Como conocer es comprender o reconocer algo por lo que realmente es, en el caso de la naturaleza, significa tener presente que somos parte de ella, y por lo tanto, está en todos nosotros. Dependemos directamente de esta, al igual que cualquier otro ser.

 Una vez que se entiende esta realidad, necesitamos preguntarnos por qué necesitamos la paz con la naturaleza. Si esta paz es necesaria, significa que hay un conflicto, un desequilibrio en nuestra relación con la naturaleza. Nuestro modo de vida la afecta, la perjudica o va en detrimento de esta. Por lo tanto, la forma en que vivimos es contradictoria a aquello que conforma la parte más básica y esencial de la vida. Acciones tan graves como la contaminación, el desperdicio, abuso y mal uso de los recursos que la misma naturaleza nos da, es lo que lleva al ser humano a destruirla.

 Por tales acciones, es preciso buscar la forma de restituir el daño ya hecho y que ha ido aumentando paulatinamente. Es necesario contribuir a restablecer el balance perdido hace mucho tiempo con la naturaleza y con nosotros mismos, así como es imperativo sustituir muchos aspectos en nuestra vida. Realizar un cambio sustancial para bienestar del ambiente es lo que entendemos por adaptación. Hacer un ajuste para mitigar el daño que provocamos es vital para preservar el medio y todo lo que representa. Dicho propósito no se puede lograr sin variar nuestras actividades en la vida diaria.

Todo aquello que represente un uso irracional de recursos debe ser reevaluado, buscando la forma óptima de utilizar lo que necesitamos para vivir y para tener una sociedad funcional, y al mismo tiempo estar acordes con prácticas que no afecten a la naturaleza y en procura siempre de su beneficio. Dichas adaptaciones podrían ser dar mejor tratamiento a lo que botamos, desarrollar nuevos medios para aprovechar tipos de energía renovable, utilizar racionalmente recursos no renovables, y en general tratar de inculcar en la sociedad un sentido de conciencia y respeto hacia el valor de la naturaleza.

En esta importante labor se debe aprovechar el desarrollo ofrecido por la ciencia y tecnología en general, para aprender cómo se puede lograr un verdadero avance en establecer modos de vida que brinden un equilibrio adecuado para el ser humano y para la naturaleza. Este desarrollo de ciencias, es lo que se conoce como innovaciones en la vida diaria. El avance en la ciencia puede causar tanto el deterioro, como el avance en el restablecimiento de una naturaleza estable. La innovación que hoy ofrece la tecnología, se refiere al desarrollo de métodos que faciliten la vida diaria, pero, a la vez, está dirigida a mejorar nuestra relación con la naturaleza, permite avanzar en conocimiento y medios de desarrollo que a la vez contribuyan al bienestar del medio ambiente.

Es importante entender que adaptarse a un estilo de vida en función del beneficio nuestro y de la naturaleza, no es una tarea fácil. Sin embargo, lo más relevante de esta labor es comenzar por darse cuenta del problema. Una vez hecho esto, la sociedad puede informarse y conocer las maneras de adaptarse, de utilizar las innovaciones ofrecidas por la ciencia moderna y volver a una vida de verdadera paz con la naturaleza, una paz con nosotros mismos y con nuestro entorno, con lo cual heredaremos un mundo mejor a las futuras generaciones.


 
3. Lugar  Categoría 16 a 18 años
  María Alejandra Salas
Colegio Calasanz Hispanocostarricense, San Pedro, San José.

PREMIOS: Una gira y tour en canopy para tres personas, la publicación digital del ensayo y afiliación anual a CIENTEC.

Paz con la naturaleza.
Conocimiento, adaptación e innovación

        A mi parecer, es un tema sumamente importante la protección del medio ambiente; es curioso observar cuáles son las posiciones de las personas con respecto a los problemas ambientales, la naturaleza, la ciencia y la tecnología.

        Debe haber una relación de simbiosis entre el hombre y la naturaleza, porque realmente se es uno solo; el hombre y el medio que lo rodea fueron creados para que sepan coexistir el uno con el otro. El Génesis deja claro que el Hombre es el ser más importante que vive sobre la tierra, dotado de inteligencia para utilizar todo lo que el medio le ofrece pero también para preservarlo.

         La naturaleza es perfecta, se dice; hay un equilibrio natural, que existe hasta el momento en el que el hombre interviene de manera inapropiada, creando una cadena de problemas que crecen cada vez más, hasta que llega el momento en el que son casi inmanejables. El calentamiento global es una crisis por culpa del hombre, nadie más. Es él quien con todos sus errores trae todos los problemas que acarrean las consecuencias que todos conocemos.

         Es el hombre tan ciego, tan arrogante y egoísta, que es incapaz de ver que sus acciones, aunque crea traen grandes beneficios, también implican consecuencias tan graves, que son las próximas generaciones las que sufrirán los daños, así que termina siendo él mismo quien vive en carne propia de sus malas decisiones.

         Como en el cuento del Príncipe Feliz, que vivió toda su vida en el Palacio de la Despreocupación, donde la tristeza  no era permitida. El Príncipe, mientras estuvo con vida, nunca conoció el dolor, pues su vida estuvo llena de placeres, fue tan feliz, que su corazón humano nunca supo lo que eran las lágrimas.

         Es lo que sucede actualmente con la humanidad, tan solo piensan en los placeres y ventajas que traen las nuevas tecnologías. ¿De qué vale tanta ciencia si el planeta sufre y llora cada perforación, si sus venas están siendo secadas y contaminadas, sus pulmones son siendo reducidos cada día por motivos tan frívolos como construir más fábricas de productos químicos que supuestamente harán la vida más sencilla y lo único que logran es ensuciar más, llenar de basura el mundo, matar lentamente a la Madre Tierra que ha acogido en su seno a generaciones de hombres desde el inicio de la vida?

         El Príncipe Feliz necesitó ser convertido en piedra, tener un corazón de plomo y ser elevado lo suficiente para ver lo que era el mundo real. Necesitó que su existencia dejara de ser terrenal para comprender lo que pasaba con los demás, cuando ya no podía caminar, moverse y poder interceder de mejor manera. Tuvo que sufrir en silencio, viendo a los pobres, hasta que una golondrinita enamorada lo acompañó en su dolor.

         ¿Tendrá el hombre que esperar a quedarse sin corazón para comprender las implicaciones con sus acciones? La naturaleza nos provee todo y lo único que se le da a cambio es contaminación y muerte. Debería de comenzar a apreciarse la importancia y devolverle a la Tierra todo lo que ha brindado a la humanidad.

         El Príncipe Feliz tuvo que esperar a que llegara alguien con quien pudiera compartir su dolor y lo ayudara a intentar calmar su gran tristeza. Si cada hombre se convirtiera en un Príncipe, tendría que esperar a su golondrinita que lo ayudase porque ya no podría caminar. O podría no ser nunca una piedra con corazón de plomo porque puede tomar conciencia desde ahora, derribar la barrera que lo aleja de la realidad. Así, tal vez no tenga que sacrificar ambos ojos de zafiro y quedar cegado, si ya lo ha estado la mayor parte de su vida al no ver el daño que hacía.

         Podría entonces dar su rubí, un pequeño sacrificio que ayudaría al ambiente. Desprenderse de un rubí como dejar de usar aerosoles, una hoja de oro como no contaminar ríos, un zafiro al no cazar indiscriminadamente. Son tan solo pequeñas Joyas que no son importantes, no son imprescindibles y sin ellas, se le devuelve a la Tierra tan solo un poco de lo mucho que ha dado.

          Así, aunque el hombre tenga un corazón de plomo, porque el humano ya no exista, ese corazón nuevo será indestructible, será un corazón que sabe lo que es correcto y tal vez comprenda que el cambio trae esperanza no solo para él mismo, sino para todo el planeta.


 Algunos compañeros de María Alejandra, la acompañaron en su presentación.



 
 
 


Entre las gratas sorpresas en la premiación, estuvo la participación de otra talentosa joven, una pianista de apenas 14 años que deleitó al público con su maestría. Carolina Ramírez, de 14 años es estudiante del plan intensivo de piano de la Universidad Nacional.
JURADO
El jurado estuvo compuesto por miembros de las instituciones coorganizadoras y otros colaboradores, entre ellos: Narcy Villalobos Sandí (UNA),  Francisco Briceño Jiménez (CONICIT),  Fabio Rojas Carballo (Editorial INBio), Sylvia León Koberg (Paz con la Naturaleza),  Roma Campos Escalante (MEP) y Alexander Berrocal (ITCR).
 
 

ACTO DE PREMIACIÓN

La premiación del 9. Concurso Nacional de Ensayo Científico se realizó en el Teatro Eugene O' Neill del Centro Cultural Costarricense Norteamericano, el 21 de noviembre 2007.


Steven Arana y Yulissa Porras, al frente, fueron los primeros lugares en ambas categorías.

 
Concurso organizado por:
MICIT, MEP, CONICIT, UCR, ITCR, UNED, UNA y CIENTEC

PATROCINARON:

SCJohnson, Ministerio de Ciencia y Tecnología, CONICIT, Radio U ,
Colinas del Poás y el Centro Cultural Costarricense Norteamericano.

Este programa es respaldado por el Fondo de Incentivos, Ley de Promoción del Desarrollo Científico y Tecnológico #7169.

-------~~~~~~****~~--- -------~~~~~~****~~----------~~~~~~****~~--
       __
       /\_\ __     ___   __   ___        ____   ___   ___
       \/\ \\ \   /      /   /__   /| /   /    /__   /
       /\/_//_/  /___  _/_  /___  / |/   /    /___  /___
       \/_/
          Tel:(506) 233-7701 ó 258-3583, Fax:(506) 255-2182
          P.O.Box 8536-1000, San José, Costa Rica


 
Ciencia y Tecnología; cosas de todos los días