navegador
   
List Boletincientec
[Previous by Date] [Next by Date] [Previous by Thread] [Next by Thread]
See also: [Index by Date] [Index by Author] [Index by Subject] [Index by Thread]

[boletincientec] La ciencia como manera de pensar



Boletín CIENTEC, octubre 2006   San José, Costa Rica

Consulte el archivo

La ciencia como manera de pensar
Andrés I Pozuelo Arce. Publicado en La Prensa Libre

La opción más inteligente parece consistir en el fomento de la ciencia, basada en la exploración, la experimentación y el descubrimiento, una trilogía virtuosa de formas de pensar y de vivir.
Con toda la capacidad de pensamiento que lo caracteriza, el ser humano, a través de la historia, se ha visto confrontado a la necesidad de recurrir a la mitología y a la pseudo ciencia, dos muletas para buscar sentido y orden en la vida. Nuestra curiosidad, arma de doble filo, es la causa de que hayamos transitado caminos inciertos una y otra vez, desechando la sabiduría acumulada por pensadores e investigadores que durante miles de años han trasmitido un mensaje veraz y fiel acerca de la realidad.

El problema radica en la naturaleza misma del pensamiento científico, cuyo ejercicio reclama la puesta en práctica de algunas virtudes humanas difíciles de hallar: la imaginación, la paciencia y la perseverancia.

El multifacético genio en Astronomía, Carl Sagan, en su libro El mundo y sus demonios, dice: ?Pensemos en cuántas religiones intentan justificarse con la profecía. Pensemos en cuánta gente confía en esas profecías, por vagas que sean, por irrealizables que sean, para fundamentar o apuntalar sus creencias. Pero, ¿ha habido alguna religión con la precisión profética y la exactitud de la ciencia? No hay ninguna religión en el planeta que no ansíe una capacidad comparable -precisa y repetidamente demostrada ante escépticos redomados- para presagiar acontecimientos futuros?.

No hay duda de que siempre estaremos sujetos a ser seducidos por las respuestas fáciles y cómodas que nos proporciona la pseudo ciencia que, con seguridad, puede cumplir un propósito empírico, hasta el momento en que las fuerzas de la naturaleza intervienen, obligándonos a razonar e investigar la verdadera raíz de los fenómenos naturales. Pero no ha existido civilización alguna que haya podido sobrevivir en un clima de superstición y credulidad. Ciertamente en el pasado, estados autoritarios y oscurantistas se han logrado sostener por largos periodos, pero esto sólo con base en el miedo y la opresión.

Desde tal punto de vista, la opción más inteligente parece consistir en el fomento de la ciencia, basada en la exploración, la experimentación y el descubrimiento, una trilogía virtuosa de formas de pensar y de vivir. Esta inclinación hacia la ciencia, por fuerza, nos obliga a crear los sistemas de verificación, transmisión y diseminación, necesarios para que los desarrollos científicos y tecnológicos cumplan un propósito útil a la sociedad en general.

La civilización global actual depende profundamente de la ciencia y la tecnología; sin embargo, se ha hecho lo posible para que nadie entienda el lenguaje científico.

Es que cuando la ciencia nos resulta complicada no formulamos una pregunta básica: ¿no será la tribu científica la complicada? Algo bastante probable, ya que si abrimos nuestra mente y manejamos un método confiable, dejando que la información nos absorba de una manera espontánea, entonces las maravillas naturales se nos presentan sin ningún esfuerzo extraordinario. He aquí donde se encuentra nuestra meta, el disfrutar y entender sin mayor esfuerzo de las maravillas naturales que intervienen en nuestras vidas.
 


ENLACES

PSEUDOCIENCIA Y CULTURA DE MASAS
Joaquín Medín, Sociedad de Escépticos de Puerto Rico

La invasión de la pseudo-ciencia
Universidad de Navarra, Grupo de investigación Ciencia, Razón y Fe.
Mariano Artigas. Publicado en Revista Nuestro Tiempo, nº 418, abril 1989, p. 66-73.
La proliferación de la pseudociencia es uno de los fenómenos más llamativos y a la vez más preocupantes de la actualidad.

¿Cómo se crean los mitos de la pseudo-ciencia? El caso de las "caras" de Marte al descubierto
Enviado el jueves, 21 de septiembre de 2006 14:07
David Barrado y Navascués

Carl Djerassi, investigador que trabajó en el equipo que desarrolló La Píldora anticonceptiva y luego se tornó escritor.
Sus obras de *Ciencia en ficción*. (inglés y alemán)
 

Interpretación de Walter Grünzweig (inglés)
de *Ciencia en ficción: Ciencia como cultura tribal* en las novelas de Carl Djerassi.

 

-------~~~~~~****~~--- -------~~~~~~****~~----------~~~~~~****~~--

       __
       /\_\ __     ___   __   ___        ____   ___   ___
       \/\ \\ \   /      /   /__   /| /   /    /__   /
       /\/_//_/  /___  _/_  /___  / |/   /    /___  /___
       \/_/
          Tel:(506) 233-7701 ó 258-3583, Fax:(506) 255-2182
          P.O.Box 8536-1000, San José, Costa Rica


 
Ciencia y Tecnología; cosas de todos los días